jueves, 20 de agosto de 2009

Antecedentes previos



En 1825 el Almirantazgo británico ordenó que dos naves fueran preparadas para inspeccionar las costas meridionales de Sud América. En mayo de 1826 el HMS “Adventure” y el HMS “Beagle” estuvieron listos para cumplir la comisión.

El HMS “Adventure” era un velero de 330 toneladas, 32,2 metros de eslora, 7,9 metros de manga, no tenía cañones, excepto uno de saludo y una dotación de 76 hombres. Fue puesto bajo el mando del Comandante Phillip Parker King quién además tenía el cargo de Comandante en Jefe de la expedición.

El HMS “Beagle” era un velero pequeño de 235 toneladas, 27,5 metros de eslora, 7,5 metros de manga, aparejado como una barca, poseía seis cañones y una dotación de 63 hombres. Su comandante era Pringle Stokes.

Las naves zarparon de Plymouth el 22 de mayo de 1826 rumbo a Río de Janeiro puerto en el que fondearon el 10 de agosto del mismo año, luego de hacer escala en Madeira, Tenerife y Saint Jago. El 2 de octubre prosiguieron hacia el Río de la Plata. El 19 de noviembre continuaron hacia el sur arribando a la entrada del Estrecho de Magallanes el 20 de diciembre de 1826. En los primeros días de enero de 1827 fondearon en Puerto del Hambre, lugar que Parker King escogió como puerto base de la expedición.

En diciembre de 1827 el Almirantazgo autorizó al comandante Parker King que comprara una embarcación para los trabajos de la expedición. En Montevideo adquirió una goleta a la que bautizó como “Adelaide”.

El 12 de agosto de 1828 el comandante Pringle Stokes falleció luego de haberse disparado un tiro en su camarote doce días antes con el propósito de suicidarse. Parker King nombró en su reemplazo al teniente W.G. Skyring, segundo comandante del “Beagle”, pero en noviembre de 1828 el Comandante en Jefe de la Estación Naval Sudamericana de Río de Janeiro, nombró como comandante en propiedad del “Beagle” al teniente Robert Fitz-Roy, que se desempeñaba hasta ese momento como su Ayudante de Órdenes. Fitz-Roy tenía 23 años.











2 comentarios:

Hugo Alejandro Arlt dijo...

Estimado Jorval,
Ante todo muchas gracias por esta posibilidad. He leido muchos libros sobre este tema y siempre quise poder leer el diario de viaje de Fitz Roy. Asi que agradezco que me brinde esta posibilidad. Soy argentino, tengo 49 años, y tuve la gracia divina de poder conocer esas tierras en un viaje que hice con mis padres en enero del año 1974. Y siempre sueño con poder recorrer los canales en barco, y poder ponerme en la piel y el pensamiento de Fitz Roy, Darwin y la tripulacion toda. La lectura es una extraordinaria forma de viajar para quienes no disponemos de los medios y el tiempo para realizar un viaje semejante.
Un abrazo
Hugo Alejandro Arlt

Jorval dijo...

Hola estimado Hugo Alejandro, muchas gracias por tu comentario, me da aliento para continuar traduciendo pues pensaba que nadie leía el blog.
También soy un enamorado de esos bellos canales australes, los navegué muchas veces y aún disfruto recordándolos.
Antes,navegarlos era un privilegio de nosotros los marinos pero ahora creo que hay empresas, argentinas y chilenas, que efectúan viajes turísticos, ojalá alguna vez puedas cumplir tu sueño de navegarlos. Un abrazo