miércoles, 13 de enero de 2010

Volumen II Capítulo II (1831) Páginas 17 a 40


Opinión del Servicio Hidrográfico - Continuación del levantamiento - Cadena de distancias meridianas - Preparativos eficientes - Reparar y subir la cubierta - Equipo - Botes - Pararrayos - Timón - Fragua - Molinetes - Cronómetros - El Sr. Darwin - Personas a bordo - Cambios - Lista de aquellos que regresaron - Abastecimiento - Instrucciones del Almirantazgo - Memorándum - Memorándum del Servicio Hidrográfico.

Cuando se decidió que un buque pequeño debería ser enviado a Tierra del Fuego, al Servicio Hidrográfico del Almirantazgo se le pidió su opinión, como qué podría añadir a los aún incompletos levantamientos de ese país, y otros lugares que podría visitar.
El capitán de navío Beaufort aprovechó la oportunidad de expresar su inquietud por la continuación de los levantamientos de América del Sur, y mencionando tales objetivos, realizables por el "Beagle", y sumamente deseables como él pensaba: y poco después se me insinuó que el viaje podría durar varios años. Deseoso de sumarme tanto como fuera posible a un trabajo en el que tenía gran interés, y abrigando la esperanza de que una cadena de distancias meridianas se podrían efectuar alrededor del mundo si regresábamos a Inglaterra a través del Pacífico, y por el cabo de Buena Esperanza; decidí no escatimar ni en costos ni en dificultades en hacer nuestra pequeña expedición tan completa, respecto al material y preparación, como mis medios y esfuerzos lo permitieran, apoyado por las órdenes consideradas y suficientes del Almirantazgo, que serían llevadas a efecto (en ese tiempo) por el Consejo Naval, la Junta de Abastecimiento y los oficiales del astillero de Devonport.
El "Beagle" fue comisionado el 4 de julio de 1831, y fue inmediatamente trasladado a un dique para ser examinado a fondo y prepararlo para un largo período de servicio en el extranjero. Como necesitaba una cubierta nueva, y una gran cantidad de reparación de su obra muerta, obtuve permiso para que la cubierta superior fuera levantada considerablemente, (ocho pulgadas a popa y doce pulgadas a proa), lo que después probó ser una gran ventaja para el como buque de alta mar, además de contribuir notablemente a la comodidad de todos a bordo. Mientras estuvimos en dique, un revestimiento de dos pulgadas de tablones de abeto fue clavado en el fondo del buque, sobre el cual estaba una capa de fieltro y luego el nuevo cobre. Este revestimiento añadió unas quince toneladas a su desplazamiento, y cerca de siete a su medida real. Por lo tanto, en vez de 235 toneladas, ella puede ser considerada de alrededor de 242 toneladas de arqueo. El timón fue ajustado de acuerdo al plano del comandante Lihou; un molinete de patente fue provisto en lugar de un cabrestante, una cocina Frazer, con un horno adjunto, fue puesta en lugar de una de las cocinas comunes con chimenea, y los pararrayos, inventados por el Sr. Harris, fueron fijados en todos los mástiles, el bauprés y aún en la botavara del foque. Los arreglos efectuados en los accesorios, tanto al interior como al exterior, por los oficiales del astillero, no dejaron nada más que desear. Nuestros cabos, velas y palos eran los mejores que se podían obtener; y para completar nuestro excelente equipamiento, seis botes de calidad superior (dos de ellos de propiedad privada) (además de un serení llevado a popa) fueron construidos expresamente para nosotros y se las ingeniaron para estibarlos de modo que todos podrían ser llevados en cualquier tiempo.
Teniendo en cuenta el limitado espacio disponible en un barco tan pequeño, nos las arreglamos para llevar más instrumentos y libros que lo que uno podía suponer que se guardarían fácilmente en lugares secos y seguros, y en una parte de mi propia cámara veintidós cronómetros fueron colocados cuidadosamente.
Preocupado de que ninguna oportunidad de recoger información útil, durante el viaje, se pudiera perder; propuse a Hidrografía que alguna persona bien educada y científico podría buscarse y con quien con gusto compartiría el alojamiento del que yo disponía, para beneficiarse de la oportunidad de visitar países lejanos aún poco conocidos. El comandante Beaufort aprobó la sugerencia, y le escribió al profesor Peacock, de Cambridge, quién lo consultó con un amigo, el profesor Henslow, y él mencionó al Sr. Charles Darwin, nieto del Dr. Darwin el poeta, como un joven de capacidad promisoria,muy aficionado a la geología y de hecho a todas las ramas de la historia natural. En consecuencia se le ofreció al Sr. Darwin que fuera mi huésped a bordo, lo cual el aceptó con condiciones; se obtuvo el permiso para su embarque, y una orden dada por el Almirantazgo de que debería ser considerado en los libros de aprovisionamiento del buque. Las condiciones pedidas por el Sr. Darwin eran, que debería estar en libertad de dejar el "Beagle" y retirarse de la Expedición cuando él lo estimara adecuado, y que él debería pagar una parte justa de los gastos de mi cámara.
Sabiendo bien que ninguno de los que estuviesen participando activamente en las tareas de levantamiento en las que íbamos estar dedicados, tendría tiempo - aunque tuviese la habilidad - de hacer mucho uso del lápiz, contraté a un artista, el Sr. Augustus Earle, para ir a título privado, aunque con el consentimiento del Almirantazgo, quien autorizó que él también fuera arranchado. Y con el fin de asegurar la constante, asistencia mecánica requerida en cierto grado por un gran número de cronómetros, y que estuviese capacitado para reparar nuestros instrumentos y mantenerlos en orden, contraté los servicios del Sr. George James Stebbing, hijo mayor del fabricante de instrumentos matemáticos de Portsmouth, como ayudante privado.
La dotación definitiva de oficiales y hombres (incluidos los infantes de marina y los niños) fue de sesenta y cinco, pero, con los supernumerarios que he mencionado, teníamos a bordo, cuando el "Beagle" zarpó de Inglaterra, setenta y cuatro personas, a saber:

Robert Fitz-Roy ..................... Comandante e Hidrógrafo
John Clements Wickham .......... Teniente.
Bartolomé James Sulivan ...... ...Teniente.
Edward Main Chaffers ..............Oficial de navegación
Robert Mac-Cormick ............... Cirujano.
George Rowlett ..................... Sobrecargo.
Alexander Derbishire ............... Oficial
Peter Benson Stewart .............Oficial
John Stokes Lort ................... Oficial y Ayudante hidrógrafo
Benjamin Bynoe .................... Ayudante del Médico Cirujano.
Arthur Mellersh ..................... Guardiamarina.
Philip Gidley King ................... Guardiamarina.
Alexander Burns Usborne .......... Ayudante del oficial de navegación.
Charles Musters ......................Voluntario 1 ª Clase.
Jonathan May ....................... Carpintero
Edward H. Hellyer .................. Escribiente

El contramaestre interino: el sargento de infantería de marina y siete soldados rasos: treinta y cuatro marineros y seis niños.

En la lista de supernumerarios estaban:
Charles Darwin .................... Naturalista.
Augustus Earle .................... Dibujante.
George James Stebbing .........Fabricante de instrumentos.
Richard Matthews y tres fueguinos: mi mayordomo, y el criado del señor Darwin.

Algunos cambios ocurrieron en el transcurso del viaje de cinco años, que bien se podrían mencionar ahora.
En abril de 1832, el Sr. Mac-Cormick y el Sr. Derbishire regresaron a Inglaterra. El Sr. Bynoe fue designado para desempeñarse como cirujano. El Sr. Mellersh recibió su ascenso a oficial, y el Sr. Johnson se unió el Beagle como guardiamarina. En mayo el Sr. Musters cayó víctima de la fiebre, contraída en el puerto de Río de Janeiro:- el Sr. Forsyth tomó su lugar.
El Sr. Earle sufrió mucho por su constante mala salud, por lo que no pudo permanecer a bordo del "Beagle", después de agosto de 1832, pero vivió varios meses en Montevideo antes de su regreso a Inglaterra. La desilusión causada por la pérdida de sus servicios fue disminuida por el encuentro con el Sr. Martens en Montevideo, entusiasmándolo para que se embarcara como mi dibujante.
En marzo de 1833, el Sr. Hellyer se ahogó en las islas Falkland, intentando recoger un pájaro al que le había disparado. En septiembre de 1833, el Sr. Kent se unió como ayudante de cirujano. En junio de 1834, el Sr. Rowlett murió, en la mar, de una dolencia contra la cual había luchado por años, y la vacante producida por este lamentable deceso fue ocupada por el Sr. Dring
El Sr. Martens me dejó, en Valparaíso, en 1834; y el Sr. King se quedó con su padre, en Sydney, en Australia, en febrero de 1836. Después de estos cambios, y a nuestro regreso en octubre de 1836, la lista era así:
Robert Fitz-Roy ............................ Comandante e Hidrógrafo
John Clements Wickham ................. Teniente.
Bartolomé James Sulivan .................Teniente.
Edward Main Chaffers .................... Oficial de navegación.
Benjamin Bynoe ............................ Cirujano (Interino.)
John Edward Dring .........................Sobrecargo (Interino.)
Peter Benson Stewart ................... Oficial
John Stokes Lort .......................... Oficial y Ayudante hidrógrafo
Arthur Mellersh .............................Oficial.
Charles Richardson Johnson ............Oficial
William Kent .................................Ayudante del Médico Cirujano.
Charles Forsyth ............................Guardiamarina.
Alexander Burns Usborne ................Ayudante del oficial de navegación
Thomas Sorrell ........................... .Contramaestre (Interino.)
Jonathan May ............................ .Carpintero

Y en la lista de supernumerarios estaban el Sr. Darwin: George J. Stebbing: mi mayordomo, y el criado del señor Darwin.
Nuestra dotación de marineros, infantes de marina, y niños estaba completa a nuestro regreso, y en general durante el viaje, porque, a pesar de muchos cambios ocurridos, tuvimos siempre una selección de voluntarios para cubrir las plazas vacantes.
Muchos de los tripulantes habían navegado conmigo en el viaje anterior del "Beagle", y hubo algunos oficiales, así como algunos infantes de marina y marineros, que habían servido en el "Beagle", o en el "Adventure", durante todo el viaje anterior. Estos decididos admiradores de Tierra del Fuego eran, el teniente Wickham, el Sr. Bynoe, el Sr. Stokes, el Sr. Mellersh, y el Sr. King, el contramaestre, el carpintero, y un sargento, cuatro infantes de marina, mi timonel, y algunos marineros.
No debo omitir mencionar que entre las provisiones había varias contra el escorbuto - tales como pepinos, manzanas secas, y jugo de limón - de la mejor calidad, y en tanta cantidad como la que podíamos almacenar; también había a bordo una cantidad muy grande de carne en conserva Moorsom y Kilner y sopa: y del Departamento de Sanidad recibimos una abundante cantidad de antisépticos, y artículos útiles para la conservación de las muestras de historia natural.
No sólo los jefes de los departamentos se esforzaron por asegurar nuestra salud y seguridad, pero los oficiales subordinados a ellos parecían tener un interés personal en el "Beagle"; por lo cual yo y los que estaban conmigo sentimos, y siempre sentiremos, sumamente agradecidos.
Tal vez nunca un buque dejó su país con un mejor o más amplio abastecimiento (en proporción a sus probables necesidades) de cada tipo de útiles provisiones y elementos que el pequeño buque de cuyas andanzas ahora estoy a punto de dar una breve y muy imperfecta narración; y, por lo tanto, si ella tiene éxito en realizar cualquiera de los objetivos de su misión, con relativa facilidad y rapidez, se debe por completo a la manera en que fue alistada para su viaje, por el astillero en Devonport, será siempre recordado.
El 15 de noviembre recibí mis instrucciones de los Lores Comisionados del Almirantazgo.

INSTRUCCIONES
Por los Comisionados de la oficina de operaciones del Lord Gran Almirante del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda
"Por la presente se requiere que usted se haga a la mar, en el buque bajo su mando, tan pronto como esté en todo sentido listo, y dirigirse con él, con la prisa conveniente, sucesivamente a Madeira, Tenerife, las islas de Cabo Verde, Fernado Noronha y la Estación Sudamericana, para realizar las operaciones y ejecutar los levantamientos, que se indican en el memorándum
que se adjunta, que ha sido elaborado bajo nuestra dirección por el Servicio de Hidrografía de esta oficina, observando y siguiendo, en la prosecución de tales estudios, y en las otras operaciones, las instrucciones y sugerencias que figuran en el citado memorándum.
"Usted se deberá considerar bajo el mando del contraalmirante Sir Thomas Baker, Comandante en Jefe de los buques de Su Majestad en la Estación Sudamericana, mientras esté dentro de los límites de esa estación, en la ejecución de los servicios antes mencionado, y además de las instrucciones dadas en el memorándum, sobre el tema de los suministros de víveres, le hemos hecho presente al Contraalmirante nuestro deseo que, cada vez que la ocasión se presente, usted reciba de él y de los oficiales de su escuadrón, cualquier ayuda, en artículos y provisiones, de los cuales usted pueda necesitar.
"Pero durante todo el tiempo que continúe con las tareas antes mencionadas, usted debe ( a pesar del artículo 16 de la sección 4 del capítulo 6, página 78, de las Instrucciones Generales Impresas) enviar informes, en cada oportunidad, a nuestra Secretaría, de sus expedientes, y del avance que usted haga.
"Después de haber completado los levantamientos que se le han indicado ejecutar en la estación Sud Americana, usted procederá a realizar las varias operaciones adicionales planificadas en el memorándum de Hidrografía, en el recorrido ahí señalado, y habiéndolo hecho, deberá regresar, en el buque que comanda, a Spithead, e informar de su llegada a nuestra Secretaría, para nuestra información e instrucciones posteriores.
"En el caso que algún desafortunado accidente le suceda a usted, el oficial en quién el comando del "Beagle" se transfiera en consecuencia, por el presente documento se le requiere y obliga completar, tanto como le sea posible, la parte del levantamiento que la nave estuviese efectuando en ese momento, pero no iniciará una nueva etapa del viaje; como, por ejemplo, si en ese momento está levantando la costa oeste de Sud América, no cruzará el Pacífico, sino que regresará a Inglaterra por Río de Janeiro y el Atlántico.
Dado en nuestras manos, el 11 de noviembre de 1831.
(Firmado) "T. M. HARDY,
"G. BARRINGTON"
"A Robert Fitz-Roy, Esq.,
Comandante del buque de levantamiento de su Majestad
"Beagle", en Plymouth"
"Por orden de sus Señorías,
(Firmado) "GEO. ELLIOT".

Señor, Oficina del Almirantazgo, 11 de noviembre 1831
"En referencia con la orden de los Lores Comisionados del Almirantazgo que en este día han dirigido a usted, sus señorías me han ordenado transmitirle un memorándum, para que sea mostrado por usted a cualquier oficial más antiguo con el que tome contacto, mientras esté cumpliendo las tareas señaladas en la orden anterior.
"Yo soy, Señor,
(Firmado) "GEO. ELLIOT"
"Al comandante Fitz-Roy,
"Buque Hidrográfico "Beagle", Plymouth"
"Oficina del Almirantazgo, 11 de noviembre 1831.

"Memorándum"
"Los Lores Comisionados del Almirantazgo habiéndole ordenado al comandante Fitz-Roy, del buque hidrográfico de su Majestad "Beagle", hacer levantamientos en diversas partas de la estación Sud Americana, sus señorías han ordenado que ningún oficial más antiguo que pueda encontrarse con el comandante Fitz-Roy, mientras esté cumpliendo las importantes obligaciones antes indicadas, podrá desviarlo de la misma, o interferirlo, o tomar de él, en ningún caso, alguno de sus instrumentos o cronómetros.
(Firmado) "GEO. Elliot"

"Memorándum"
"Todavía existe una diferencia considerable en la longitud de Río de Janeiro, determinadas por los comandantes King, Beechey y Foster, por un lado, y las de los comandantes W.F. Owen, Baron Roussin y los astrónomos portugueses, por el otro; y como todas nuestras distancias meridianas en América del Sur son medidas desde ahí, se convierte en un asunto de importancia decidir entre autoridades discrepantes. Pocas naves podrán alguna vez dejar este país con un mejor juego de cronómetros, tanto públicos como privados, que el Beagle, y si su viaje se hace en etapas cortas, para detectar los cambios que sufren todos lo cronómetros debido al continuo aumento de la temperatura, probablemente se podrá reducir esa diferencia dentro de límites tan pequeños que serán de mucha importancia para nuestras conclusiones futuras.
"Con esto en vista, el tránsito a Río de Janeiro sería conveniente dividirlo en cuatro partes:
"1°. Recalar en Madeira, cuya posición exacta ha sido reconocida por todas las partes. Habiendo obtenido ahí la comparación durante cuatro días, o si el tiempo y el desprotegido fondeadero no lo permiten, en Tenerife, el Beagle debería, 2°. continuar sin el menor atraso posible a Puerto Praia, en las islas de Cabo Verde, no solo para establecer una nueva comparación de cuatro días, sino porque ese lugar es donde las longitudes del comandante Owen cambian, no se debería ahorrar esfuerzos en verificar la posición que él consideró para ello. Desde allí, 3°, deberá hacer lo más conveniente para cruzar la Línea hacia Fernando Noronha. Esta isla, de hecho, se encuentra un tanto al oeste de su track, y puede retrasar un poco su avance; sin embargo una serie de observaciones cronométricas son esenciales para el objetivo en vista, ya que constituyen cerca de la tercera parte igual de todo el viaje, y porque fue el punto de unión de la doble linea de longitudes del comandante Foster. Si dos o tres días de atraso en cualquiera de estas dos últimas estaciones le permiten obtener ocultaciones satisfactorias, y observaciones de la culminación de la luna, que pueden observase en ese país, el aumento de la certeza de los resultados, bien valdrán la pena por esa pérdida de tiempo. El comandante, por supuesto, será cuidadoso en adoptar, en todas esa estaciones, el lugar exacto de las observaciones anteriores, con las cuales las suyas serán comparadas. El gobernador de Fernando Noronha fue particularmente atento con el comandante Foster, cediéndole parte de su propia casa para los experimentos con el péndulo. No será ahora la ocasión de corresponderle su bondad, pero la diferencia en longitud entre esa estación y la del comandante Fitz-Roy, deberá ser bien medida.
Sin embargo se desearía que el Beagle llegara a Río de Janeiro tan pronto como sea posible, aunque la gran importancia de conocer la verdadera posición de los bancos Abrolhos, y la certeza de que ellos se extienden mucho más lejos que los límites asignados por el barón Roussin justificarían el sacrificio de unos días, si otras circunstancias pudiesen permitirle cambiar el meridiano 36° O de la latitud de 16° S El escandallo para aguas profundas debe emplearse; y si se obtienen sondas, el banco debe recorrerse en ambos sentidos, hasta el borde, en la parte que ya se conoce.
"Su actual extensión hacia el este, y su conexión con los bajos están comprobados, su investigación adicional puede dejarse para oportunidades más convenientes.
"En Río de Janeiro, el tiempo necesario para aguada, etc, sin duda, será empleado por el comandante en cada tipo de observación que puedan ayudar en determinar la longitud de isla Villegagnon.
"Se sabe que una expedición francesa ahora se encuentra examinando la costa entre Santa Catalina y el Río de la Plata; por lo que sería una pérdida de medios interferir en ese tramo; y el comandante Fitz-Roy debería dirigirse a Montevideo, y comparar sus cronómetros en la misma ubicación ocupada por el comandante King.
"Al sur del Río de la Plata, comenzará el verdadero trabajo de levantamiento. De esa gran extensión de costa que va desde el cabo San Antonio hasta bahía San Jorge, sólo conocemos que está situada erróneamente, y que contiene algunos grandes ríos, que nacen al otro lado del continente, y algunos puertos, que indudablemente merecen un minucioso examen. Gran parte de ella, sin embargo, de los registros informales de los españoles, parecen ofrecer poco interés tanto para la navegación o el comercio, por lo que escasamente requerirán tener algo más que su posición establecida correctamente, y situados sus puntos destacados. No obstante debería tenerse en cuenta, que allí, y en otros lugares, puede ser que la más inútil e inhóspita larga linea de la costa, puede convertirse en el más precioso descubrimiento de un puerto que ofrezca un fondeadero seguro y alivio saludables.
"Las partes de la costa que parecen requerir un examen especial son:
"1°. De Monte Hermoso hasta el río Colorado, incluyendo la gran entrada de Bahía Blanca, de la cual hay tres manuscritos en esta oficina que difieren en todo menos en el nombre.
"2°. El golfo de Todos los Santos, que en las cartas españolas está sembrado con innumerables islas y bajos. Se dice que tiene un excelente puerto en su lado sur, que debería ser verificado, pero un levantamiento minucioso de ese archipiélago sería una pérdida de tiempo, por lo que será suficiente determinar la linea exterior de los peligros y conectar esa linea con los sondajes regulares exteriores.
"3°. Se dice que el río Negro es un río de gran caudal, con asentamientos a cincuenta millas de su boca, y debe ser reconocido parcialmente mientras sea navegable.
"4°. El golfo de San Matías deberá ser examinado, especialmente sus dos puertos, San Antonio y San José, una estrecha entrada en la parte oriental de la península, que, si es de fácil acceso, parece estar admirablemente situada; y
"5°. Desde bahía Nueva a cabo Blanco, incluyendo el golfo de San Jorge, la costa presenta varios grados de interés, y en consecuencia será necesario otorgarles más o menos tiempo a las diferentes partes. La posición del cabo Blanco deberá ser determinada, ya que parece que hay un error de varias millas en su latitud, así como muchas dudas de la ubicación de los dos bajos marcados cerca de él en las cartas españolas.
"Desde cabo Blanco hasta el estrecho de Magallanes, la costa ha sido parcialmente corregida por el comandante King; y puerto Deseado, tras haber sido cuidadosamente ubicado por él, será un buen lugar para la comparación de los cronómetros y una oportunidad para explorar el río.
"Puerto San Julián con su barra y ancho río, deberán ser levantados, así como cualquier otra parte de ese tramo que no fue visitada en la última expedición.
"Estos son los puntos principales de la investigación entre Río de la Plata y el Estrecho. Ellos han sido mencionados en forma consecutiva con el fin de traerlos a la vista, pero esa parte de
la comisión quizás sería conveniente aplazarla hasta después del primer regreso del Beagle desde el sur, y, en general, no sería prudente establecer aquí una ruta específica de la cual no haya desvío
estaría permitido. Donde tantas situaciones imprevistas pueden entorpecer los planes mejor preparados, y que tanto dependen de los climas y estaciones con las cuales aún no estamos íntimamente familiarizados, prudentemente lo mejor que puede hacerse es indicar los distintos objetivos del viaje, y dejar en el conocido celo y prudencia del comandante efectuarlos en el orden más conveniente.
"Aplicando este principio sobre lo que todavía debe hacerse en el Estrecho y en el intrincado grupo de islas que forman la Tierra del Fuego, la lista siguiente mostrará nuestros principales deseos.
"El comandante King, en sus instrucciones, alude a un arrecife de media milla de largo, a la altura del cabo Vírgenes, y en su carta indica un canal de siete brazas afuera del arrecife; y aún más, con escarceos a cinco brazas. Sarmiento coloca cincuenta brazas a diez millas al ESE de ese cabo; trece brazas a diecinueve millas; y a veintiún millas en la misma dirección, solo cuatro brazas, además de un banco muy extenso que se desprende de la Tierra del Fuego, sobre el cual Malaspina pasó por encima de trece brazas. En resumen, hay pruebas concluyentes de que debe haber más de un banco obstruyendo la entrada al Estrecho, e indudablemente su minucioso reconocimiento debe ser uno de los más importantes objetivos de la Expedición, puesto que, la aproximación segura tanto a los estrechos como a los puertos es de mayor importancia que determinar los detalles interiores.
"Ninguno de los autores arriba mencionados describe la naturaleza de estos bancos, ya sean roca o arena, será interesante observar con exactitud la pendiente, o la regularidad, de las profundidades, en sus diferentes caras, la calidad de sus diversos materiales, la disposición de las partes gruesas o finas, así como de qué tipo de roca de la vecindad parecen ser sus restos.porque es probable que el lugar de depósito esté relacionado con las mareas tan especiales que parecen circular en el extremo este del Estrecho.
"Comenzando en el cabo Orange, la costa noreste completa de Tierra del Fuego hasta tan lejos como el cabo San Diego debería ser levantada incluyendo el borde exterior de los extensos bancos que se proyectan de su extremo norte, y dejando para después la cuestión del canal Sebastián.
"En el lado sur de esta gran agrupación de islas, el canal Beagle y el seno Ballenero deben ser terminados, y cualquier otro lugar que el conocimiento local del comandante pueda indicar como necesario para completar el levantamiento anterior, y sean lo suficientemente interesantes por sí mismos para justificar el tiempo que ello tome, tales como algunos puertos aparentemente útiles al oeste del cabo Falso y el lado norte del canal Wakefield, todos los cuales se dice son frecuentados por los cazadores de focas.
"En la parte noroccidental es posible que otras entradas se puedan encontrar interrumpiendo la continuidad de la isla Santa Inés, y comuniquen el océano del sur con el Estrecho; esto debería ser completamente o someramente examinado, según su apariencia y lo que prometa; y pensando que sería una pérdida de tiempo muy inútil detallar el infinito número de bahías, pasos, y rutas, que abundan en el lado oeste de esta isla,  aunque no debería omitirse ningún buen puerto. No se puede dejar de repetir que mientras más inhóspita es una región, más valioso es conocer un puerto de refugio.
"En el sector occidental del Estrecho, desde el cabo Pilar hasta el cabo Froward hay algunas aberturas que tal vez requieran una exploración adicional, con la esperanza que se dirijan hacia el mar; algunos puntos de referencia pueden requerir una revisión; y algunos puertos que fueron mirados solo ligeramente en el laborioso y excelente levantamiento del comandante King, los cuales ahora podrían completarse, si parecen aumentar los recursos para las naves ocupadas en esas deprimentes regiones.
"En el sector oriental del Estrecho, parece que hay más trabajo que hacer, ya que la costa fueguina desde el seno Almirantazgo hasta cabo Orange no se ha tocado. Junto con esta parte del trabajo, las islas Santa Marta y Magdalena, y el canal hacia el este de la isla Elizabeth, deberán ser examinados, y no hay ninguna parte del Estrecho que requiera ser examinada y levantada con mayor precisión y descrita con claridad, desde la estrechez de los canales y el trans-dirección atravesada de las mareas. El promontorio Sweepstakes podría ser una isla, de ser así, podría encontrarse una salida útil a la larga costa de sotavento que se extiende desde el cabo Monmouth, y si no es así, tal vez podrían descubrirse algunos buenos puertos en ese espacio para buques atrapados allí por fuertes temporales del oeste
"No es probable que, para los efectos ya sea de una guerra o comerciales, que una más detallada descripción sea necesaria de esos dos especiales mares interiores, Otway y Skyring, a menos que se encuentre que se comunican con unos de los senos de la costa occidental, o con la parte occidental del Estrecho. La opinión general de la primera expedición fue sin duda en contra de dicha comunicación, y los fenómenos de las mareas también están en contra de ello; si todavía la cosa es posible, y se convierte en una cuestión geográfica interesante, enviar una bote con buen tiempo lo puede resolver fácilmente.
"Estas varias operaciones probablemente pueden estar cumplidas en el verano de 1833-34, incluyendo dos viajes a Montevideo para descanso, pero antes de que finalmente salga de la costa oriental de Sudamérica, es necesario referirse a nuestra completa ignorancia actual de las islas Falkland, aunque a menudo han sido visitadas. El tiempo que se ocuparía en el estudio riguroso de este grupo de islas sería muy desproporcionado en relación con valor, pero como son un lugar frecuentemente visitado por los balleneros, y como es de inmensa importancia para un buque que ha perdido sus mástiles, anclas o una gran parte de su tripulación, tener un conocimiento exacto del puerto al que está obligado a dirigirse, bien merece algún sacrificio de tiempo tener bien ubicados los puertos más útiles y sus aproximaciones, y conectarlos en un esquema general para efectuar su levantamiento. Claras instrucciones para su reconocimiento e ingreso a estos puertos acompañarán esta planificación; y como se han hecho los informes más contradictorios respecto a las provisiones que se obtiene en las grandes islas del este o oeste, un informe actualizado por el comandante será de verdadera utilidad.
"Hay motivos para creer que sondas de profundidad pueden registrarse entre estas islas y el continente, y si son continuas serían de gran ayuda para rectificar la posición de una nave.
"Habiendo establecido todo lo que es más urgente hacer en este lado del continente Sudamericano, así como en el circuito de la Tierra del Fuego, el siguiente paso de la expedición será Concepción o Valparaíso, a uno de los cuales el Beagle tendrá que dirigirse para aprovisionarse, y donde el comandante King determinó satisfactoriamente las distancias meridianas.
"El intervalo de la costa entre Valparaíso y la entrada occidental del Estrecho ha sido parcialmente levantado, así como la mayoría de los profundos y estrechos canales formados por las islas Hanover, Wellington, y Madre de Dios, pero el lado del mar de esa gran cadena de islas que se extiende desde el archipiélago Reina Adelaida hasta la isla Campana, poco se ha hecho aún. Ella presenta un aspecto sumamente poco atractivo, probablemente puede tener poco beneficio para el navegante, y el principal objeto de instar a su examen parcial, es eliminar un espacio en blanco de ese gran levantamiento, llevado a cabo por Gran Bretaña por motivos desinteresados, y que fue ejecutado por los comandantes Kink y Fitz-Roy con tanta habilidad y celo.
"La experiencia ganada por este último de ese clima le permitirá realizar todo lo que ahora se requiera en mucho menos tiempo de lo que habría ocupado al comienzo de la expedición anterior.
"En el golfo de Peñas terminó el levantamiento anterior. De la península Tres Montes, y de las islas entre esta y Chiloé, hemos obtenido de don Felipe Bauzá un manuscrito español, que en gran medida puede abreviar el examen de ese intervalo.
"De allí a Valdivia, Concepción, y Valparaíso, la costa es recta y casi en la dirección del meridiano, de modo que no se requerirán grandes gastos de tiempo para corregir el contorno, y establecer las posiciones de todos los puntos sobresalientes. Isla Mocha se supone que está situada erróneamente, y la profundidad, ancho y la seguridad de su canal no se conocen.
"Al sur de Valparaíso en el puerto de Topocalma y el gran banco en cuya salida se varó una nave Americana, requiere un examen especial, y de acuerdo con el comandante Burgess del Alert, la costa e islas cerca de Coquimbo están establecidos muy imperfectamente. De hecho de la totalidad de esta costa, el único conocimiento general que tenemos es de las cartas españolas, que parecen, con la excepción de algunos puertos, han sido simplemente el resultado de una inspección superficial de la costa. De este tipo de conocimiento a medias hemos tenido demasiado, el estado actual de la ciencia, que ofrece medios tan amplios, parece exigir que cualquier cosa que se haga ahora sea finalizada; y que esas costas, que son constantemente visitadas por naves inglesas, no deberían tener por más tiempo la mezcla alternada de error y precisión. Si, por consiguiente, los gobiernos locales no hacen objeción, los trabajos deben continuar hasta Coquimbo, e indefinidamente hacia el norte, hasta que llegue el momento cuando el comandante determine que debe dejar las costas de Sud América de una vez. Ese período dependerá del tiempo que ya se haya consumido y de la administración previa de sus recursos, reservando suficientes para asegurarle de obtener una serie de lugares bien seleccionados para calcular las distancias meridianas al atravesar el océano Pacífico.
"La ruta que debería seguir para ejecutar esta importante tarea no puede ser bien establecida aquí, sin prever qué parte de la costa él habrá levantado, y qué lugar él pueda haber encontrado conveniente para efectuar su último abastecimiento. Si llegara a Guayaquil o aún Callao, sería deseable que fuera a las Galápagos, y, si la estación lo permite, levantar ese nudo de islas. Isla Felix, el banco Londres visto por el bergantín Cannon, en 1827, en 27°06' S y 92° 16' O, aunque a ras del agua, y media milla de largo; algunas islas de coral, que se supone están 5° o 6° al sur de la isla Pitcairn, y otros lugares, que se han introducido en las cartas con dudosa autoridad, todos serían útiles de investigar si la ruta del Beagle pasa por su cercanía. Pero cualquiera sea la ruta adoptada, ella lo debe llevar a Tahiti, para verificar los cronómetros en Point Venus, un punto que debe ser considerado como indiscutiblemente establecido por el comandante Cook y por muchas otras observaciones. Salvo en este caso, se debe evitar en lo posible la tierra ya examinada por el capitán Beechey.
"Desde Tahiti el Beagle deberá dirigirse a Port Jackson tocando en algunas de las islas de la ruta, a fin de dividir la ejecución en juiciosas etapas para los cronómetros; como el observatorio de Paramatta (Port Jackson) está absolutamente determinado en longitud, todas esas islas de la ruta se convertirán en puntos de referencia a los cuales los viajeros ocasionales podrán referir sus descubrimientos o corregir sus cronómetros.
"A partir de Port Jackson su rumbo dependerá de la época del año. Si es hecha por el sur, podría tocar Hobart Town, el seno King George y río Swan, para determinar la diferencia de longitud desde allí a la isla Mauricio, evitando los meses de los huracanes; De Table o bahía Simon, de acuerdo con la estación, a Santa Helena, Ascensión, y a casa.
"Si tuviese que dejar Port Jackson  cerca de mediados de año, su ruta deberá ser a través del estrecho de Torres. En su camino hacia allá, si se adopta la ruta por dentro de la costa, hay varios lugares cuya situación será ventajosa determinar: bahía Moreton, puerto Bowen, cabo Flinders y una de las islas de Príncipe de Gales, y en la prosecución de su camino hacia el océano Índico, a no ser que el viento lo tire hacia el sur, cabo Valsche o el extremo suroeste de Nueva Guinea, uno de la cadena Serwatty, Coupang, o el extremo de Timor, isla Rotte, y uno de los extremos de las islas Sandal, pueden ser fácilmente determinados sin mucha pérdida de tiempo. Y, quizás, al cruzar el océano, y si las circunstancias son favorables, se podría ubicar las islas Keeling y establecer su ubicación.
"Habiendo enumerado los principales lugares a  los cuales el Beagle debería dirigirse para tocar en su circuito por el globo, y descritas las principales operaciones que sería deseable efectuar, queda por hacer algunos comentarios generales sobre el desarrollo de todo el levantamiento.
"En los múltiples trabajos que deberá efectuar cada oficial, no habrá tiempo que perder en dibujos muy elaborados. Claros, distintos esbozos, siempre acompañados de notas explicativas, y en una escala lo suficientemente grande para mostrar la los detalles de cualquier conocimiento que se haya adquirido, serán documentos de mucho valor para esta oficina, para ser reducidos o como referencia, en lugar de planos muy acabados, donde la exactitud se ha sacrificado por la belleza.
"Esto se aplica especialmente a los cerros, que en general significan mucho trabajo, y que tan a menudo son productos de la fantasía o de la memoria después del lapso de unos meses, si no de años, en lugar de ser trabajados mientras están frescos en la mente, o mientras cualquier incoherencia o error se puede corregir en el acto. Unos pocos trazos con el lápiz indicarán la magnitud y dirección de las diversas laderas mucho más claramente que el pincel, y si no se trabaja para hacer un cuadro, realmente costará poco o menos tiempo. Los lados de la costa de los cerros, que no pueden ser vistos desde ninguna estación, siempre deberán ser meras conjeturas, y no deberían mostrarse en absoluto.
"Debería considerarse como una parte esencial del levantamiento náutico, dar la altura perpendicular de todas las colinas y promontorios notable. Se requiere un solo ángulo en cada estación, ayuda mucho a nuestro conocimiento geográfico, materialmente ayuda al dibujante, y por las tablas que ahora se están imprimiendo proporcionarán al marino un medio fácil y exacto de conocer su distancia.
"Todas las cartas y planos deberían estar acompañados de vistas de la tierra, aquellas que serán adjuntadas a las primeras deberían ser tomadas a una distancia tal que le permitiera a un extraño reconocer la tierra, o dirigirse a un cierto punto; y aquellos mejor situados para el plano del puerto deberían mostrar las señales para evitar los peligros, tomar los rumbos de salida o escoger un fondeadero ventajoso. En todos los casos las distancias angulares y la altura angular de los objetos principales deberían ser insertados en grados y minutos en cada una de las vistas, por medio de lo cual podrán ser proyectados por una escala, a fin de corregir cualquier falta de precisión del dibujante. Estas vistas no pueden ser muy numerosas, solo toman unos pocos momentos, pero son extremadamente útiles para todos los navegantes.
"Puede parecer insignificante, la tendencia de dar una multitud de nuevos nombres, y nombres sin sentido tiende a confundir a nuestros geógrafos conocimiento. El nombre estampado sobre un lugar por el primero que lo descubrió debe considerarse sagrado por el común acuerdo de todas las naciones; y en los nuevos descubrimientos sería mucho más beneficioso hacer que el nombre transmita alguna idea de la naturaleza del lugar; o si está habitado, adoptar la denominación de origen nativo, que agotar el catálogo de personajes públicos o privados de los amigos en casa. Los oficiales y tripulantes, de hecho, tienen derecho a esa distinción, que por leve que sea, contribuye a despertar el interés en el viaje.
La constante observación de las mareas, incluyendo su establecimiento, fuerza y duración, la distancia que ellas llevan el agua salada hacia el interior de los ríos, su ascenso en diferentes períodos de la luna, y la medida en que son influenciados por los vientos periódicos, por las corrientes marinas, o por las crecidas de los ríos, forma una parte tan importante dentro de las tareas de un investigador, que no son necesarias instrucciones específicas sobre este tema. No hay ocasión para insistir sobre el tema igualmente importante de las corrientes; porque sólo con la gran acumulación de datos esperamos poder reducir a un sistema regular, o que podamos detectar la manera en que son afectados por los cambios de estaciones o influenciadas por los distinto vientos.
"Los períodos y límites de los monzones y de los vientos alisios por supuesto serán objeto permanente de estudio y observación por parte del comandante. Es cierto que él solo puede ver lo que ocurre durante su viaje; pero además de recopilar datos sobre este y el último tema, en los cuales otros pueden de ahora en adelante tener razón, será de gran ventaja que él trate de compararlos con los comentarios de viajeros anteriores cuando se pueda.
"En la costa occidental de Sud América, por ejemplo, se requiere cierta habilidad para navegar ciertos pasos en diferentes períodos; y mucha experiencia dispersa ha sido ganada por los hombres de mar que han estado largo tiempo ocupado de ello, pero esta información no ha sido aún presentada al público en forma inteligible; y parece ser la tarea exclusiva de un oficial expresamente empleado en una misión científica de este tipo, para combinar esa información con la propia, y hacerla accesible a todos los navegantes.
La atracción local del Beagle por supuesto ha sido comprobada antes de que deje Inglaterra, pero cuando se presenten oportunidades favorables, será necesario determinarla nuevamente en diferentes latitudes, y bajo grandes diferencias de variación.
"No debería pasar ningún día en la mar sin una serie de azimutes y ningún puerto debería abandonarse sin haber comprobado el ángulo magnético, sino también la inclinación, intensidad y variación diurna. Si esas observaciones han sido bien hechas antes en los mismos lugares, obtendremos de inmediato la variación anual; y multiplicándolos en nuevos lugares, tendremos los medios para deducir las curvas magnéticas.
"El comandante está tan acostumbrado a la administración de los cronómetros, que no hay duda, con las debidas precauciones y con las fórmulas adecuadas para determinar su marcha, que tendrá éxito en la obtención de buenos resultados en intervalos razonablemente cortos de tiempo y en los cambios graduales de la temperatura; pero después de largos períodos, y los cambios repentinos de calor y frío, será absolutamente necesario comprobarlos por medios astronómicos.
Eclipses, ocultaciones, distancias lunares, y estrellas que se ocultan tras la luna, proporcionarán estos medios en abundancia, el último puede ser obtenido con gran regularidad y certeza; se han convertido en parte de la actividad normal en lugares como Paramatta, en el cabo de Buena Esperanza, y Santa Helena, en el hemisferio sur, probablemente en Madras y en varios observatorios europeos y por lo tanto sería casi imposible que no hubiesen observaciones correspondientes de todos ellos como se habrán hecho.
Los eclipses de los satélites tercero y cuarto de Júpiter, también deberían ser cuidadosamente observados cada vez que se pueda ver su inmersión o emersión, ya que los distintos poderes de los telescopios de los observadores en este caso no afectarán los resultados.
"También hay algunos fenómenos importantes, que serán publicados en el Almanaque Náutico, que ocurrirán durante el viaje del Beagle. Algunos de estos serán de gran interés para los astrónomos, y si no trastornan mucho sus operaciones, lo podrían llevar a fondear en un lugar conveniente con el propósito de desembarcar los instrumentos.
"Si un cometa es descubierto mientras el Beagle está en puerto, su posición debe ser determinada cada noche observando su tránsito por sobre el meridiano, siempre acompañado por los tránsitos de la estrellas conocidas más cercanas, y por las alturas circunmeridianas, o midiendo su distancia angular con el sextante a tres estrellas bien situadas . Este último procedimiento puede efectuarse aún estando en el mar, y la media de varias observaciones pueden dar una buena aproximación de su posición real.
"Los Registros Meteorológicos pueden ser usados de varias maneras, pero entonces deben mantenerse constantes y con precisión. El barómetro debería leerse hasta el tercer lugar de decimales, y registrados en períodos regulares del día; las nueve y las cuatro pueden ser recomendadas como las mejores, por ser las horas habituales de la máxima y mínima. La temperatura debería marcarse al mismo tiempo, y las extremas del auto-termómetro deben ser registradas diariamente; debe tenerse cuidado de no reflejar el calor sobre cualquiera de estos instrumentos. La temperatura del mar en su superficie debe ser observada frecuentemente y comparada con la del aire.  Un oficial durante una travesía por la costa este de Sud América, entre los paralelos 20° y 35°, fue capaz, por estos medios de predecir con singular precisión la dirección y fuerza de la corriente.
En este registro, el estado del tiempo y del viento, por supuesto, deben ser colocados, pero debe suponerse una escala comprensible, para indicar la fuerza del primero, en lugar de los términos ambiguos: "fresco", "moderado", etc. que en su uso no están de acuerdo dos personas, y algún método conciso también debe ser empleado para expresar el estado de tiempo. Las sugerencias contenidas en el documento impreso que se adjunta se recomiendan para los fines anteriormente mencionados, y si se adoptan, una copia debe ser pegada en la primera página de cada volumen del bitácora, y el oficial de guardia debe ser instruido para que utilice los mismos términos en las columnas de su diario de a bordo.
"Las islas de coral de forma circular en el Pacífico ocasionalmente proporcionan excelente puertos sin tierra, con una entrada suficiente, y se deberían adaptar muy bien para observaciones astronómicas agradables que requieran llevarse a cabo en una tranquilidad imperturbable. Mientras estos procedimientos se desarrollan en silencio, y se determina la marcha de los cronómetros, una investigación muy interesante podría efectuarse sobre cómo se formaron estos arrecifes.
"Un mapa geológico exacto de toda la isla debería construirse, mostrando su forma, la mayor altura que se ha levantado de coral sólido, así como donde los fragmentos parecen haber sido forzados. La pendiente de sus lados deberían medirse cuidadosamente en diferentes lugares, y especialmente por su cara exterior, mediante una serie de sondeos, a muy cortas distancias entre sí, y llevadas hasta las profundidades más grandes que se pueda, en los momentos en que ni la marea o la corriente puedan afectar la perpendicularidad de la línea. Una teoría moderna y muy plausible ha propuesto que estas maravillosas formaciones, en lugar de subir desde el fondo del mar, se han levantado desde las cumbres de volcanes extintos; por lo tanto la naturaleza del fondo en cada uno de los sondeos debe ser registrado, y se deben buscar medios ingeniosos para descubrir a qué profundidad se inicia la formación de coral, y qué materiales del sustrato en que descansa lo componen. La forma, pendiente y altura de los montículos de coral en la laguna también ayudarían en la investigación; y no debería  desperdiciarse ninguna circunstancia que pueda ayudar en darnos cuenta en forma clara y lúcida de su estructura general.
"Una serie de observaciones relacionadas con la teoría de las mareas podrían asimismo llevarse a cabo en estas peculiares cuencas de coral, siempre que la abertura fuese lo suficientemente ancha y profunda para permitir el flujo y reflujo sin un impedimento material. La isla seleccionada con tal objetivo debería estar en el medio del océano, y no muy lejana del ecuador. Ahí la onda de la marea, no estaría influenciada por la interrupción de la barrera de un continente, e igualmente lejana de de la reacción del otro, por lo que se podría medir con beneficiosos resultados. Delicados medidores de marea deberían estar preparados de antemano, e inmediatamente fijados en algún rincón apropiado, donde la ondulación del mar no pueda llegar. El ascenso y descenso de la marea deberían ser registrados cada hora, durante la permanencia del Beagle, así como los momentos (establecido si son tiempo aparente o medio) de la plea y la baja, lo más cercano que se pueda obtener; y los períodos en los cuales brisas del mar o de tierra ocurrieron o no ocurrieron también deberían registrarse, con sus efectos sobre las mareas, si pueden ser detectados. Un bote debe ser enviado, en cada marea, a cierta distancia de la isla, con el fin de determinar la fuerza y dirección de la corriente; y todas estas operaciones se deberían efectuar, si es posible, durante toda una lunación.
"La recopilación de las instrucciones generales y particulares, para la navegación de todos los lugares que pueda visitar, serán por supuesto una parte esencial de las obligaciones del comandante, pero también tendrá innumerables oportunidades de obtener una variedad de información auxiliar, las que, juiciosamente combinadas con las instrucciones de arriba, de carácter puramente náutico, serán de mucha utilidad para toda clase de navío. Tales como los recursos generales que un buque puede encontrar en los diferentes lugares, los principales productos que se pueden obtener, y los objetos que más ansían obtener en cambio, el efecto de la estaciones, el clima y los artículos raros de comida en la salud de la tripulación, y muchos otros que fácilmente se le vendrán a la mente, los que serán de gran valor para un desconocido.
"De todos los temas abordados en estos memorandos, el comandante Fitz-Roy debería elaborar informes específicos, y transmitirlos de vez en cuando, a través de la Secretaría de los Lores, a la Oficina Hidrográfica, de modo que si al Beagle le ocurriera un desastre, los frutos de la expedición no se perdieran completamente. Además de esos informes, y con el mismo objeto, debería mantener una correspondencia detallada cada vez que tuvieses oportunidad con Hidrografía.
"Las narraciones de cada viaje en el océano Pacífico abundan de pruebas de la necesidad de estar incansablemente en guardia contra las traiciones de poca monta o los ataques más audaces por los nativos. Debe recordarse que ya no son las criaturas tímidas y sin armas de otros tiempos, pero que muchos de ellos ahora poseen armas de fuego y municiones, y son hábiles en el uso de ellas. Calma y vigilancia serán las mejores reacciones contra infracciones menores y malentendidos, los cuales muy a menudo terminan en peleas mortales; y verdadera firmeza para abandonar objetos de poca importancia, donde la perseverancia debe conllevar la necesidad de la violencia, porque sería un tema de profundo pesar que una expedición dedicada a la noble finalidad, de adquirir conocimientos, sea manchada por un solo acto de hostilidad.
(Firmado)
"F. BEAUFORT."
"Oficina Hidrográfica, 11 de noviembre 1831"


Luego viene una tabla con números para designar la fuerza del viento y otra con letras para designar el estado del tiempo.










4 comentarios:

viviana dijo...

Excelente esto! lo necesito para mi tesis, el libro no aparece por ningún lado. Grandísimo aporte!!

Jorval dijo...

Gracias Viviana por leer este blog y sobretodo que te sirva para tus estudios. Estoy seguro que en algún lado puse la dirección web del libro. Búscala y si no la encuentras envíame tu Email. Saludos.

ARIODANTE dijo...

Hola, Jorval. Me he copiado el texto para leerlo más tranquilamente en un reader, porque me interesa mucho la histora de los fueguinos del Beagle, he leído un par de novelas en las que hablan del tema y quisiera saber cuanto hay de cierto y cuanto novelado. ¿hay alguna manera de hacerse con el libro en formato digital?

Camila dijo...

Me gusta poder aprovechar internet para leer y aprender acerca de la historia. Por eso paso mucho tiempo buscando diverso tipo de informacion. Ademas también trato de viajar mucho y poder conocer los lugares en donde ocurren las cosas y por eso ahora quería conseguir viajes a rio de janeiro